Taller de Inteligencia Emocional en Valencia

En este taller, comparto lo que todos sabemos: que la inteligencia emocional está de «moda». A fin de cuentas, es una de las capacidades básicas, por no decir la que más, en nuestro desarrollo personal eficiente como especie en nuestro cambiante entorno.

Sólo el 20% del éxito en la vida está relacionado con el coeficiente intelectual, el restante está relacionado con otros factores como la salud, la clase social, la suerte o los elementos que constituyen la inteligencia emocional. Estos componentes de la inteligencia emocional son: autoconocimiento, autocontrol, automotivación, empatía y las habilidades sociales. De ellas hablaremos más adelante, pero antes un poco de contexto sobre el concepto inteligencia emocional.

Definiendo la inteligencia emocional.

Sin duda, hablar de Daniel Goleman (California, 1946) es hablar de inteligencia emocional. Este afamado psicólogo americano publicó su obra Inteligencia Emocional en 1995 y popularizó el término que ya otros psicólogos habían mencionado en sus obras, entre las de más repercusión los estudios de Salovey y Mayer (1989) sobre inteligencia emocional, imaginación, cognición y personalidad.

Otros autor, el neuropsicólogo Howard Gardner (nacido en 1943) se aproximó al concepto de inteligencia emocional al incluir en su teoría de las inteligencias múltiples la inteligencia interpersonal y la inteligencia intrapersonal. Puedes revisar esta teoría en este otro artículo: La teoría de las inteligencias múltiples de Gardner.

Definición de inteligencia emocional, según Goleman.

En palabras de Goleman (1996), «en cada uno de nosotros se solapan dos mentes distintas: una que piensa y otra que siente». Podríamos decir que estos tipos de mente son relativamente independientes, con circuitos cerebrales diferentes pero que a la vez están interrelacionadas.
Por tanto, Goleman define la inteligencia emocional como un conjunto habilidades que nos permite, entre otras cosas, tomar las riendas de nuestros impulsos emocionales, comprender los sentimientos más profundos de nuestros semejantes y manejar amablemente nuestras relaciones

Componentes de la inteligencia emocional.

Como dijimos al principio del artículo, cinco son los componentes de la inteligencia emocional que interaccionan entre ellos y entre el resto de inteligencias hacia un desarrollo personal exitoso: autoconocimiento, autorregulación, empatía, motivación y habilidades interpesonales. Podríamos hablar de más, como la autoeficacia percibida, de la cual hablamos ya en este otro artículo que te recomiendo: La autoeficacia profesional, un empujón hacia el éxito laboral, así como la revisión de los artículos de la categoría inteligencia emocional de la web.

1- Autoconocimiento emocional.

También llamada autoconciencia emocional, hace referencia a la capacidad para reconocer nuestras propias emociones y cómo afectan a nuestro estado de ánimo. Las personas con esta habilidad bien desarrollada muestran: confianza en sí mismo, una autoevaluación realista y un sentido del humor autocrítico.

2- Autorregulación emocional.

Básicamente a lo que hace referencia es a la habilidad de autocontrol sobre nuestros sentimientos en un momento dado. Es decir, saber reaccionar apropiadamente durante una crisis o un momento puntual y controlar nuestros impulsos emocionales, por ejemplo durante una discusión. Pensar antes de actuar. Las personas con altas capacidades de autocontrol suelen tener altos niveles en confiabilidad, apertura al cambio o conformidad con la ambigüedad.

3- Automotivación.

Es la habilidad para dirigir las emociones hacia las metas en vez de contra los problemas, mantenerse motivado en la consecución de los objetivos. Mentalidad emprendedora y positiva ante las adversidades. Estas personas suelen tener un alto impulso hacia el logro y un gran compromiso en los proyectos en los que se envuelven.

4- Empatía.

La empatía es el reconocimiento de las emociones ajenas. Saber como se siente la otra persona por sus expresiones, gestos nos ayudará a mantener unas buenas relaciones sociales, más reales y duraderas que nos permitirán identificarnos con las emociones y con las personas creando vínculos más fuertes.  Las personas con alta empatía fomentan y retienen talento con mayor facilidad, muestran una sensibilidad interpersonal e intercultural mayor, por lo que parece que tendrán más éxito en trabajos que implique trato con el cliente.

5- Habilidades sociales.

Las relaciones interpersonales son clave para el desarrollo personal y profesional. Es evidente que mantener relaciones sociales saludables repercute positivamente en nuestra vida. Ser simpático ayuda. Ser comunicativo de manera asertiva, ayuda. Tendrás más amigos, tendrás mejores relaciones con tus jefes y familia e incluso tus relaciones con los posibles enemigos serán más exitosas. Las personas con altas capacidades sociales son más eficaces a la hora de liderar cambios o persuadir a otras personas, por lo que serán buenos gestores de equipos de trabajo.

Por tanto, queda bastante claro que el éxito laboral y personal no pasa exclusivamente por sacar buenas notas en matemáticas en el colegio, sino por cultivar nuestra inteligencia emocional.

Durante el taller, trabajaremos con ejercicios prácticos vivenciales en cada uno de los componentes; esto mejorará tu inteligencia emocional para el día a día.

Todo es perfecto para sanarte y abrirte a un infinito mundo de posibilidades. La vida es pura belleza. Te reencontrarás plenamente contigo cuando dejes de pensar que necesitas algo fuera. Cuando dejes de buscar, cuando estés plenamente en tu centro. Cuando encuentres tu propio AMOR.

De dentro hacia fuera…

Hasta pronto.

Edu Muñoz – Coaching en Valencia

www.CoachingEnValencia.es