El niño interior

El Niño Interior es un aspecto puro de ti, es una vivencia, es una parte tuya que se quiere manifestar, es un lado inocente.

El Niño Interior es una herramienta psicológica de gran impacto, ya que nos lleva a los fundamentos de tu personalidad. Todo empieza por el principio y se forma según la escuela de vida que te haya tocado: la familia. Ahí se aprenden:

1- Las prioridades

2- Los valores

3- La forma de hacer las cosas

4- La manera de vivir en pareja

5- Los hijos

6- El trabajo

7- La forma de ver el mundo

8- El manejo del dinero

Toda esa información se condensa en este símbolo: la imagen del niño que fuiste

¿Para qué sirve trabajar el niño interior?

  • Para dar respuestas

Este niño es capaz de darte respuestas. Puedes llenar carencias del pasado a través de esta imagen ya que el inconsciente funciona con símbolos.

  • Para comprender mejor

A través del Niño puedes comprenderte mejor, comprender mejor a los demás y madurar emocionalmente. Puedes dejar de lado actitudes tuyas que a lo mejor te disgustan o avergüenzan.

  • Para hablar con tu lado emocional

Estás hablando directamente con tu lado emocional. Hemos ponderado la importancia enorme de las emociones en toda la consecución de tus actos y en el resultado final de tu vida personal y profesional.

  • Para conocer tu emocionalidad

En el Niño Interior están condensados los aspectos más bellos y también los más dolorosos y escondidos de la emocionalidad. Todo lo que dificulta y también todo lo que facilita. Es un diamante en bruto que nos toca pulir.

¿Qué es realmente el niño interior?

Cuando preguntas qué es el Niño Interior, puedes obtener todo tipo de definiciones, que no son siempre acertadas.

Se suele confundir el Niño Interior con el Ser, lo identifican solamente con el niño herido que llevamos dentro o con un sinfín de cosas. La verdad es que se trata de un símbolo.

Un símbolo que te ofrece el inconsciente, que representa todo aquello que te ha pasado emocionalmente en tu infancia, tanto a nivel doloroso como a nivel amoroso.

Contiene cualidades importantes para tu vida de adulto

En tu Niño Interior están contenidas cualidades importantísimas para tu vida de adulto, de las que solemos alejarnos y que son absolutamente imprescindibles para que tu vida sea completa y que surja tu genialidad en todo su esplendor: la espontaneidad, la inocencia, la pureza, la capacidad de asombro, de nunca aburrirse, de fijarse en cosas que el adulto no ve. Todas estas cualidades sin las cuales la vida se hace mecánica y árida, son las cualidades que dan jugo a la vida.

El Niño Interior te ayuda a retomar estas cualidades en tu vida de adulto, la capacidad de jugar y de traer entusiasmo y alegría a los actos más cotidianos, que sin este frescor se hacen monótonos y cansinos.

Todas estas son las cosas que nos trae el contacto con nuestro Niño. Es un descubrimiento, es una herramienta psicológica de valor incalculable, es una experiencia curativa.

El papel del adulto

Ahora le toca también a tu adulto entrar en escena. El adulto representa el que eres hoy día, el que ves en el espejo cada mañana. Representa también tu lado intelectual, tus ideas, creencias y convicciones. Es tu parte consciente, la que toma la iniciativa en tu vida diaria y la que decide.

El mero hecho de que estés leyendo estas líneas ya es una decisión. Se trata de poner a trabajar también en el aspecto psicológico al adulto del que eres consciente. El consciente tiene menos alcance que el inconsciente, pero tiene el don de ser analítico y por ello, capaz de dar información nueva al inconsciente. En este caso, dar información nueva al niño, que la va a agradecer.

El niño vive las cosas desde su perspectiva

El niño lo entendió de una manera, que es la que queda marcada en su psique. Al integrar una manera nueva de ver las cosas, que le indica el adulto, la información emocional va a tomar una nueva dirección. Esta es la labor de tú como adulto.

Eres tú, el adulto de hoy, el que debe acometer esta tarea. Le toca acordarse de la existencia de este niño, tenerle en cuenta, no olvidarse de él, no dejarse absorber por la vorágine del día a día, sino vivir con él, que es vivir teniéndote en cuenta a ti mismo en todo momento.

Darle todo lo que necesita de amor, darle dirección y consejo, escucharle, apoyarle, protegerle. Hacer todo lo que se hace con un niño real, como si fuera un hijo. Es ser madre y padre de una parte tuya que lo necesita. Dar atención al niño es darte atención, amar al niño es amarte a ti mismo/a. Sin duda es mucho más fácil amarte a través de esta imagen que directamente.

Se trata de una tarea, sí. Pero de una tarea gozosa, divertida porque el niño te va a dar mil sorpresas, porque es súper creativo, porque sus ideas te van a sorprender. Sobre todo, es una tarea que te va a dar réditos enormes, ahora mismo te sorprenderías si lo llegas a atisbar. Una tarea que se traducirá en una vida mucho más plena que la que puedas tener ahora, aunque te vaya bien.

Cabeza y corazón

Cuando hablamos del adulto y del niño, estamos hablando de la cabeza y el corazón. Buscamos que estas dos partes vayan de la mano y se unifiquen, se amalgamen para tomar decisiones conjuntas, disfrutando de esta complicidad reencontrada.

Si no están unidos, si cada uno tira hacia un lado, todo es laborioso, requiere esfuerzo y, a la larga, cansa.

Armonía

Unión entre cabeza y corazón

Conflicto

Desunión entre cabeza y corazón

La desunión entre cabeza y corazón se traduce en una palabra: conflicto. Unión en cambio es armonía, los dos tiran hacia la misma dirección y todo se facilita.

Detente un momento y mira en que puntos sientes este conflicto entre cabeza y corazón, entre lo que quieres y lo que debes hacer. Toma consciencia de ello…

El adolescente y sus características

Igual que tu niño va a aparecer a menudo, también lo hará el adolescente. Es interesante que cuando al niño le ves sano, confiado, alegre, sintiéndose dueño de su potencial, suele aparecer a continuación la imagen del adolescente. Como si el niño ya hubiera crecido, ya no necesita más de tu atención y se pasa a otra etapa.

Esta segunda etapa está cuajada de experiencias de otra índole. Representa nuestra entrada en muchos territorios que el niño no pisa o pisa de otro modo: escoger carrera, sexo, enamoramientos.

Los padres

Todo esto complica mucho la vida de los padres, confrontados con todos estos temas y cómo manejarlos. De ahí que tenemos muchas grabaciones en esta época que giran alrededor de estos temas.

Las reacciones de los padres suelen grabarse fuertemente, pues representan a menudo un cambio de comportamiento importante, que el adolescente no siempre comprende. De ahí que el adolescente sea el gran incomprendido.

Cuando le toca al adulto tratar con su adolescente ha de tener todo esto en cuenta. Al adolescente no le puedes dar cariñitos, mimos, ni ponerle en tu regazo, como se hace con los niños. Te toca ahora cambiar de táctica. No invadirle, no soltar sermones, no aleccionar. A veces el adulto ha de esperar callado a que el adolescente le hable, requiera algo, pida lo que le preocupa, comente cosas.

Igual que con el niño, se trata al adolescente imaginario de la misma forma que a un adolescente de carne y hueso. Es una parte tuya que está representada por la imagen de tu adolescente (también un símbolo), y que necesita que tu parte racional, el adulto, la trate como le hubiera gustado ser tratado.

El adolescente

Así es el adolescente. Todo ello lo tiene que tener en cuenta el adulto cuando trata una grabación de esta época. Tanto en el trato con adolescentes de carne y hueso como con su adolescente imaginario que, sin embargo, está directamente conectado con esta parte concreta de su emocionalidad. Es otra ocasión para madurar. Esto ocurrirá, siempre que el adulto se decida a actuar.

Cerebro adolescente

Es una etapa difícil porque es la salida del nido, es la entrada al mundo de los adultos, para lo que el adolescente no está todavía preparado.

De hecho, no está preparado ni fisiológicamente. Se sabe hoy día que el cerebro del adolescente no está terminado, tiene un número descomunal de sinapsis entre sus neuronas, por lo que sus emociones afloran con una potencia desproporcionada, en comparación con el adulto. Todo elevado al cubo, emocionalmente. Por eso los enamoramientos, las idealizaciones. Por eso, cosas banales tienen una importancia que al adulto no le cuadra.

¡Que una compañera lleve a clase el mismo vestido es una desgracia que causa lloros y sufrimientos!

Diferentes edades emocionales, diferentes soluciones

Ya te habrás dado cuenta de que todas estas explicaciones tienen como finalidad que sepas cómo tratar los personajes que te salgan de dentro. Según la escena sea de la infancia, de la adolescencia o de la edad adulta, vas a tener en cuenta los diferentes matices de cada una de estas etapas. Exactamente como tratas a niños, adolescentes y adultos en tu vida cotidiana, cuya relación a lo mejor también puedas mejorar teniendo en cuenta estas indicaciones:

  • Niño

Al niño le suele faltar contacto. Un bebé necesita contacto físico, ya que ha estado íntimamente ligado a su madre. El niño en la primera etapa necesita de regazo, de cariño, de calor, de comprensión. Es muy sensible al tacto y a la caricia.

  • Adolescente

El adolescente necesita compañía, ser escuchado y comprendido, orientación no autoritaria, apoyo para tomar iniciativas y para socializar.

  • Adulto

El adulto necesita racionalidad, empatía, comprender las cosas desde un ángulo que nunca había pensado.

De forma que, según la etapa a la que corresponda la grabación, el trato con tu propio personaje (una parte tuya bien real) será algo distinto. Lo mismo para los demás componentes de la escena. Ahora verás cómo todos ellos son parte tuya.

Para todos ellos es muy importante el respeto, saber escuchar, comprender la visión que tienen de las cosas. Al adulto le toca darle otro sentido, mostrar otra visión que sea constructiva.

Esto es el trato individualizado con los personajes de la escena. Los pasos para neutralizar la grabación han de ser siempre los mismos, el trato es el que cambia según la edad del personaje.

Todo es perfecto para sanarte y abrirte a un infinito mundo de posibilidades. La vida es pura belleza. Te reencontrarás plenamente contigo cuando dejes de pensar que necesitas algo fuera. Cuando dejes de buscar, cuando estés plenamente en tu centro. Cuando encuentres tu propio AMOR.

De dentro hacia fuera…

Hasta pronto.

Edu Muñoz – Coaching en Valencia y Online

www.CoachingEnValencia.es