El Enegrama como herramienta de Autoconocimiento

El eneagrama es una antigua enseñanza sufí que divide a los seres humanos en nueve tipos de personalidad.

Esta herramienta es muy útil para que conozcas tu tipo de personalidad y tu manera de relacionarte con los demás.

Además te servirá para saber cómo te enfrentas a los problemas y te ayudará a comprender cómo son tus compañeros de trabajo, tus socios y las personas que te rodean en general.

Con el eneagrama profundizas en tu autoconocimiento, podrás hacer que tus relaciones con los demás funcionen mejor.

Las tres áreas


Esta herramienta divide las nueve personalidades en las siguientes áreas:

  • Área emocional

  • Área mental

  • Área visceral o instintiva

Las áreas son importantes porque especifican dónde está el principal ámbito de trabajo de cada personalidad. Sin embargo, esto no quiere decir que si, por ejemplo, somos emocionales, no pensemos o pensemos menos.

Sea cual sea nuestra personalidad, siempre estarán presentes los tres componentes: emociones, pensamientos y visceralidad, aunque haya uno que predomine en nosotros.

1- Área Emocional

Las personalidades del área emocional se suelen asociar al sistema límbico, es decir, aquel que domina toda nuestra parte emocional. 

¿Qué les preocupa?

Su propia imagen y la manera en la que los demás los perciben, por este motivo, acaban creando una falsa identidad, y se identifican con ella, en vez de conectar con su propia esencia y autenticidad. Esto les genera problemas de identidad y muchas veces se ven en el dilema de preguntarse quiénes son realmente.

Característica general: orientación al pasado

El tipo dos centra su identidad en complacer a los demás, para esto hace que los demás se sientan bien a su lado, y así ganarse su amor. Tiene gestos de cariño, ayuda y generosidad hacia los otros, con el fin de sentirse bien. En general, le importa mucho la opinión de los demás y hace todo lo posible porque los otros le quieran.

Estrategia principal


Conectar con las personas. Esto significa que hace un esfuerzo por apoyar, cuidar y hacer sentir bien a los demás.

Para este tipo de personalidad es muy importante mantener buenas relaciones con los demás y sentirse apreciado por su entorno.

Eneatipo 3: El Triunfador

El tipo tres centra su identidad en hacer cosas y conseguir resultados exitosos para conseguir la admiración y la validación de los demás. Le importa conseguir la aprobación de los otros al igual que el dos, pero sólo mediante la admiración. Tiene muy claro qué es lo que tiene que hacer para convertirse en una persona exitosa y se esfuerza en conseguirlo sin importar lo que opinen los demás, siempre y cuando le admiren.

Estrategia principal


Esforzarse por destacar: desean ser los mejores en todos los aspectos de su vida.

Se esfuerzan por avanzar, por evolucionar, por ser mejores en su trabajo y progresar en la vida. Cuando lo hacen de manera equilibrada, generan admiración y son un gran ejemplo de perseverancia y autosuperación, en su trabajo y en su familia.

Eneatipo 4: El Artista

El tipo cuatro centra su identidad en ser único y especial para no ser igual a los demás, su mayor deseo es ser distinto y así consigue que los demás le presten atención y que le tengan compasión. Para ser distinto y especial, genera sentimientos, fantasías e historias, a veces exageradas, que hacen que viva muchas tragedias ficticias y que se pierda lo que está sucediendo en realidad.

Estrategia principal


Las personas tipo cuatro tienen como estrategia principal sentirse únicos y especiales.

Les gusta hacer las cosas de forma diferente, original y creativa. En general, se consideran diferentes a los demás y a menudo se sienten incomprendidos. Por eso se pasan la vida intentado comprenderse.

2- Área mental

Las personalidades del área mental se suelen asociar al cerebro neocortical, es decir, aquel que nos ayuda a analizar y tomar decisiones en base a nuestras deducciones.

¿Qué les preocupa?

Encontrarle un sentido a las cosas, sentirse apoyados y superar el miedo. Tienen mucho miedo al futuro y esto les lleva a querer controlarlo todo, lo cual, les genera mucha ansiedad e inseguridad. Se preguntan constantemente cosas como qué les va a pasar, cómo se van a enfrentar a las adversidades o cómo avanzar en la vida. Esto hace que no consigan tranquilizar sus mentes.

Característica general: orientación al futuro


Eneatipo 5: El Pensador

El tipo cinco reacciona al miedo al futuro aislándose y eliminando todas sus necesidades. Se siente muy frágil como para sobrevivir en el mundo, así que prefiere estudiar, aprender y acumular conocimientos antes de enfrentarse al mundo. Generalmente se centra en aprender una habilidad en profundidad hasta que la domina para salir al mundo. Tiene miedo a no saber lo suficiente para enfrentarse a la realidad y que le pase algo.

Estrategia principal


La estrategia principal del eneatipo 5 es distanciarse para analizar. Les gusta observar las situaciones desde la distancia y no implicarse.

Su objetivo principal es sentirse válidos entendiendo cómo funcionan las cosas para estar seguros antes de tomar cualquier decisión o de enfrentarse al mundo.

En estado positivo

Eneatipo 6: El Leal

El tipo seis reacciona al miedo al futuro haciendo y deshaciendo cosas. Por dentro siente una necesidad angustiante de hacer y de lanzarse al vacío, aunque no sepa qué se va a encontrar. Sin embargo, una vez lanzado aparecen todos sus fantasmas y miedos a cometer errores y a no cumplir con lo deseado. Así que se esconde y deja de hacer, dando así comienzo a un círculo infinito de hacer y deshacer basado en el miedo a no controlar el futuro.

Estrategia principal


La búsqueda de la seguridad, es decir, se esfuerzan por evitar riesgos y prever posibles peligros.

Se esfuerzan por vivir en entornos seguros y estables, tanto a nivel familiar como laboral. Para conseguir esto, se comprometen sinceramente con las personas y con sus objetivos.

Eneatipo 7: El Entusiasta

El tipo siete reacciona al miedo al futuro haciendo una huida hacia adelante, se enfrenta a la vida sin miedo a nada y hace cosas. Los siete son muy aventureros y parece que no tengan miedo, pero en el fondo temen a conectar con ellos mismos, con su dolor interno y con su ansiedad respecto al futuro. Por ese motivo, prefieren caer en la hiperactividad, que les da la sensación de estar controlando algo, pero saltan de una actividad a otra sin encontrar realmente la tranquilidad en ningún sitio.

Estrategia principal


Esforzarse por sentirse estimuladas.

Esto significa que los sietes buscan habitualmente cosas novedosas y apasionantes. Les gusta ser creativos, descubrir cosas nuevas, adquirir nuevos conocimientos y sentir emociones desconocidas.

3- Área visceral o instintiva

Las personalidades del área visceral se suelen asociar con el cerebro reptiliano, es decir con esa parte de nosotros más primitiva y que nos lleva a actuar por impulsos.

¿Qué les preocupa?

Conseguir controlar su entorno, es decir, el mundo que les rodea y resistirse a las influencias de este. Esto les genera problemas de agresividad y control excesivo en todos los ámbitos de su vida. En general, tienen una gran resistencia a dejarse influir por el mundo externo y marcan muchos límites. Tienen muy claro quiénes son y no dejarán en ningún momento que el exterior les influya.

Característica general: orientados al presente


Eneatipo 8: El Jefe

El tipo ocho ejerce el control hacia el mundo exterior luchando contra el entorno de forma agresiva. Saca toda su energía, fuerza y vitalidad en contra del mundo. Lo que busca es que nadie le domine, ni le haga daño, así que se protege creando una fuerte coraza que se expresa en forma de agresividad y dominación. No ejerce ningún control sobre su parte más instintiva y considera que su manera de hacer las cosas es la mejor.

Estrategia principal


Esforzarse por ser poderosos. Esto significa que luchan por ser fuertes, salir adelante y controlar las situaciones adversas.

A los ochos les gustan los retos, superar obstáculos y conseguir lo que se proponen. Las personas tipo ocho tienen mucha iniciativa y fuerza, son capaces de conseguir cualquier cosa. No les gusta que los controlen, ni sentirse dominados.

Eneatipo 9: El Pacificador

El tipo nueve ejerce el control hacia el mundo exterior de forma una forma pasiva y agresiva la vez. Cuando sienten que les pueden herir y hacer daño, marcan un fuerte límite contra el mundo exterior no permitiendo que nada les haga daño. Sin embargo, no quieren sentir determinadas emociones ya que les pueden quitar su paz interna así que, muchas veces procuran reprimir esos impulsos y no se permiten sentir. Por lo tanto, viven en una lucha constante entre marcar límites y reprimirse, lo cual les acaba cansando.

Estrategia principal


Esforzarse por estar en paz. Esto significa que intentan que todo a su alrededor vaya bien.

Trabajan cada día para tener paz mental y para establecer la armonía en el mundo. Buscan que todo funcione de manera equilibrada, que haya calma, consenso entre las personas y que todo funcione en equilibrio.

Eneatipo 1: El Perfeccionista

El tipo uno ejerce su control hacia el mundo exterior buscando fallos y corrigiéndolos. Sin embargo, al contrario del ocho, lo hace desde el autocontrol y la prudencia. No le gustan ni su agresividad, ni su ira, así que procura reprimirlas, lo cual les genera tensiones físicas y mucho malestar. La mayor parte del control que ejercen, se enfocan en controlase a sí mismo para no explotar, ni sacar su parte instintiva.

Estrategia principal


Esforzarse por ser perfectos.

Esto significa que buscan hacer las cosas de la mejor manera posible. Las personas uno trabajan para evitar el error y no equivocarse, están muy atentas a los detalles. Para ellas, son muy importantes la responsabilidad y el compromiso. Son personas de valores a las que les gusta seguir lo ético y lo correcto.